Yamaha R6

11219025_10205767780568302_449199904007740801_n

Fecha realización: Febrero 2015

Este fue un proyecto secreto de mi colega del mando de Destiny para una amiga suya, confabulado con otro colega de ellos que, como se cambiaba las tapas de la moto, decidieron que molaría pintarlas un poco al estilo de la chica para montarlas posteriormente y que se lo encontrara. He de decir que la sorpresa les salió medio rana, ya que es complicado quitarle la moto a este tipo de personas (incluido mi amigo) y que no se de cuenta jejeje.

A priori es otro de estos trabajitos que no tiene mucho misterio, ya que los detalles que veis en la foto son vinilos, puesto que llevan brillitos y ostias de estas que eran mas fáciles pedir cortar que comprar el material que supone hacerlo con el aerógrafo. Lo que me pareció interesante de este trabajo fue otra cosa, fui testigo de lo que pasa cuando el trabajo inicial no esta bien ejecutado. Conforme fuimos quitando vinilos viejos y lijando la pintura saltaba y se despellejaba.

Esto, probablemente se deba a que, o no estaban imprimadas las piezas o no se aplicó correctamente. Estas cosas pueden provocar que la pintura que aplicas encima no se adhiera correctamente y se pele o se agriete. Ademas, puesto que las piezas son de fibra no les habría matado aplicarle un “promotor” para mejorarle la adherencia, el promotor es un producto que mejora la adherencia en superficies un poco mas complicadas, aunque si se usa una imprimación especifica tampoco es imprescindible. Por otro lado, las tapas estaban pensadas desde un principio para usarse en circuito así que, quizá, la persona que las pinto la primera vez le resto importancia a darle durabilidad a la pintura ya que acabarían hechas polvo de todas formas (por caídas y piedras que van saltando del asfalto).

 

Deja un comentario